ENTREVISTA al presidente de la Comarca de Calatayud, Ramón Duce

Ramón Duce, presidente de la Comarca Comunidad de Calatayud

Pueblos
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Después de más 40 días de confinamiento a causa del Covid19 queremos repasar, al igual que hacíamos con el alcalde de Calatayud, con el presidente de la Comarca Comunidad de Calatayud, Ramón Duce, la situación de nuestra comarca y las distintas medidas que se están llevando a cabo desde la Comarca Comunidad de Calatayud, además de otros aspectos destacados de la enfermedad y de la incidencia que está teniendo en nuestra zona.



Pregunta. - Señor Duce, ¿en que medida está afectando la enfermedad a la Comarca?
Si comparamos las cifras de contagios y fallecidos que esta pandemia está dejando a nivel nacional e incluso en territorios más próximos, con las cifras que desde Salud Pública del Gobierno de Aragón nos transmite diariamente, podemos sentirnos aliviados porque la evolución del virus en nuestra comarca está mostrando cifras menores y se desarrolla con una virulencia moderada.  No quiero decir con esto que nuestro entorno se muestre ajeno a la enfermedad.  Las mismas cifras nos indican con claridad que el COVID 19 está implantado en la comarca y nuestra preocupación es máxima con cada nuevo caso que conocemos y con cada fallecimiento que se produce.  

P.- Desde el inicio de la pandemia, ¿cuáles sido las medidas más destacadas que ha ido tomando la Comarca?
La comarca es una administración que gestiona una serie de competencias delegadas por otra administración superior como es el Gobierno de Aragón.  Por lo tanto, nuestra autonomía es muy inferior, por ejemplo, que la de un ayuntamiento.  Por lo tanto, muchas de nuestras áreas han sido prácticamente paralizadas por la situación, como pueden ser Cultura y Turismo.  Otras han cambiado la forma de trabajar como el Área de Deportes, que hemos pasado de actividades presenciales a ser pioneros en el desarrollo de actividades on line, prácticamente desde el primer día del confinamiento.  Y sin duda, la de mayor trascendencia social en un momento como este ha sido el Área de Servicios Sociales.  Nuestros profesionales tuvieron que adaptarse a la situación desde el primer momento y sinceramente creo que están realizando un trabajo impresionante.  Continuamos realizando el Servicio de Ayuda a Domicilio centrándonos en los ciudadanos más vulnerables, fuesen usuarios del servicio o no.  Adaptándonos a sus necesidades, acudiendo igualmente a todos los domicilios donde nuestra asistencia es esencial y sustituyendo en algún caso nuestra presencia por la ayuda a la hora de llevar alimentos o compras de primera necesidad.  Siguiendo telefónicamente y a diario a todos los que entendemos que su situación lo requiere. Nuestras Trabajadoras Sociales, Educadoras Sociales y Psicólogas, atienden telefónica y telemáticamente a todos los usuarios que lo demandan, en cualquier tipo de trámite.  Incluso está organizado un Servicio de Comida a Domicilio para afectados por el coronavirus que, si hasta el momento no ha sido necesario ponerlo en marcha, está perfectamente organizado para iniciarse en cualquier momento.

P.- Respecto al hospital de Calatayud, a lo largo de estos días se ha puesto de manifiesto más que nunca la necesidad de contar con profesionales intensivistas para dar funcionamiento de la UCE como UCI.
Así es, mi opinión en este asunto coincide totalmente con la de cualquier ciudadano de nuestra comarca.  Un hospital como el de Calatayud, debería tener a pleno funcionamiento un servicio de UCI.  Máxime cuando cuenta con unas perfectas instalaciones para ello.  Igual que una crisis sanitaria como la que estamos padeciendo ha dejado al descubierto nuestras carencias sanitarias, espero y confió que, cuando esto pase, hayamos aprendido la lección y desde todas las administraciones competentes se apueste por una mayor cobertura sanitaria en el mundo rural y por supuesto en nuestro hospital, que nos permita hacer frente con mayor seguridad a futuras crisis.

P.- Usted cree que se están tomando las medidas adecuadas a nivel sanitario para poner freno y controlar a la enfermedad?
Obviamente la situación nos ha superado a todos, no estábamos preparados para una crisis de esta virulencia.  Cualquier gobierno hubiese sido zarandeado por la pandemia de la misma manera.  No quiero que suene a escusa, pero el país lleva varios años con una inestabilidad política importante, que nos hace más vulnerables.  Llevamos años con debates políticos que solo pretenden demostrar quién es el mejor para gobernar este país, centrándonos más en los problemas políticos que en los problemas de la sociedad.  Y de repente nos llega una pandemia como ésta y deja al descubierto todas nuestras carencias y nuestra falta de organización y lo que es peor, la falta de confianza de la sociedad en nuestra clase política para resolver los problemas.  Tampoco debemos olvidar que el actual gobierno de España no llevaba ni 100 días al frente del gobierno y se ha encontrado con una situación tan grave como ésta.   Solo se equivoca quien toma las decisiones, desde la barrera y esperando resultados, es muy fácil criticar.  Otros gobiernos han pasado por otras crisis sociales y sanitarias de menor envergadura y también han sido criticados.  Muchos políticos están quedado bien retratados.

P.- Estamos viendo que las residencias de ancianos están sufriendo muchísimo a nivel nacional. ¿Cuál es la situación de las residencias en la Comarca?
Como sabéis la Comarca no gestiona ninguna residencia de mayores.  Mantenemos convenios de financiación con las de gestión municipal, pero no pertenecemos ni a los consejos de administración, ni participamos en las decisiones sobre su gestión.  La información de la que disponemos también nos hace ser optimistas sobre la gestión que tanto en las municipales, como en las privadas, están realizando desde el inicio de la crisis y el resultado de cero afectados es una alegría para todos.  

P.- ¿Cómo ha funcionado y está funcionando el Servicio de Ayuda a Domicilio?
Como hemos comentado anteriormente, nos hemos adaptado a la situación, modificando algunas actuaciones y implementando servicios y atenciones.  En primer lugar, contactamos con todos los usuarios, que hasta esta crisis estaban en una media de 550 personas, para ver como debíamos adaptar el servicio a sus necesidades particulares.  En algunos casos, la paralización de la actividad económica, motivó que los familiares pudiesen atenderles con mayor facilidad y algunos cambiaron la asistencia en domicilio por el servicio de compra de alimentos, farmacia, etc..  Pero siempre, nuestras auxiliares están en todo momento pendientes de todos ellos, bien en presencia o por teléfono.

P.- Algo que está siendo también muy destacado en nuestra zona ha sido la tremenda respuesta solidaria de los ciudadanos tanto a nivel particular como de empresas.
No tenía ninguna duda, la gente rural somos así, sabemos estar a la altura de las circunstancias.  Somos gente corriente y honesta, sabemos criticar cuando es preciso y colaborar desinteresadamente al mismo tiempo.  Las “costureras” de mascarillas en cualquier pueblo de la comarca, han sido una demostración de solidaridad increíble.   Y el tejido empresarial, a pesar de ser uno de los mayores damnificados por la crisis, tampoco ha dudado en ponerse a disposición de la sociedad.  Esperemos que este espíritu solidario no nos abandone cuando todo vuelva a la normalidad.  

P.- La situación en el mundo rural es distinta a la de las ciudades. En este sentido desde la Comarca ¿se aboga por unas medidas de desconfinamiento que diferencien los pueblos y las ciudades?
Yo creo que tiene que se así.  Entendemos que cuando se legisla y más en un estado de alarma con un mando único, se tiene que hacer generalizado para todo el país. Pero sin duda, no es lo mismo en la ciudad que en los pueblos y más en un territorio tan despoblado como el comarcal.  Un ejemplo claro es el de la salida a los huertos, quien puede decir que en un pueblo se corre más riesgo por salir a tu huerto.  Son situaciones que no merecen debate alguno, los pueblos deben ser el punto de partida del desconfinamiento.  En los pueblos, el comportamiento de los vecinos está siendo ejemplar.  Saliendo de casa cuando es preciso, manteniendo distancia social y siendo solidario con los más vulnerables.  
 
P.- Las salidas a los huertos también es otra medida que parece no estar lo suficientemente clara. ¿Se puede salir a los huertos cumpliendo con las normas de evitar contacto?
A través de la FAMCP trasladamos este asunto a la Delegación del Gobierno para que transmitiese al gobierno central que en los pueblos, la salida a los huertos no tenía que significar un problema sanitario mayor que la del resto de salidas autorizadas en el decreto de alarma.  Es cierto que la notificación de la Delegación fue un tanto ambigua y no dejaba muy claro quienes podían y quienes no.  Por ello, los presidentes de comarcas nos comunicamos, de nuevo, con la Delegación del Gobierno y llegamos a la conclusión que, si el vecino hace un uso responsable en la salida al huerto, no debería haber ningún problema para hacerlo.   Tanto Delegación del Gobierno como Guardia Civil, vigilarán que el comportamiento sea el correcto y se sigan cumpliendo las normas establecidas en el decreto, de salir individualmente y sin permanecer en el lugar más del tiempo indispensable para hacer las faenas que el huerto requiera. Y así lo hemos transmitido entre los alcaldes y alcaldesas.

P.- A la espera de que remita la enfermedad y de poder salir de forma progresiva del confinamiento estamos viendo como se van suspendiendo las distintas fiestas de ciudades y pueblos. ¿Usted cree que se podrán celebrar las fiestas de verano y de septiembre en los pueblos?
Pienso que, aunque la gravedad de la situación remita, la aglomeración de personas va a estar limitada durante bastante tiempo.  Confío en que en verano podamos tener mayor libertad de movimientos que ahora, aunque mantengamos algunas pautas.  Pero, aunque dependerá mucho de la evolución de la enfermedad, las fiestas de los pueblos no solo son para los residentes, nuestros pueblos triplican la población en esos días y eso es un riesgo que, de momento, no sabemos valorar.  Así que deberemos ir con prudencia y agotando los plazos.  Aunque el tiempo para la programación y contratación de actuaciones se va acortando en exceso.

P.- En cuanto a medidas futuras para intentar paliar la incidencia de esta crisis sanitaria en la economía de la comarca, suponemos que será necesario aprobar una modificación de los presupuestos. ¿Cambiará mucho y que medidas se pueden tomar?
Sin duda, el presupuesto comarcal tendrá que ser modificado para hacer frente a las medidas sociales que estamos realizando. Además, hay partidas que difícilmente podrán ser aplicadas si la actividad social y cultural sigue paralizada o se inicia lentamente, como pueden ser las subvenciones a asociaciones y las actividades deportivas y culturales.  Pero, aunque nuestras competencias están muy definidas, es posible que ante la situación de emergencia que estamos afrontando podamos tomar algunas medidas extraordinarias en beneficio de los sectores más afectados.

P.- Entendiendo que en esta situación hay que tomar medidas rápidas, ¿Cómo es la relación con los partidos en la oposición en la Comarca? ¿Se van a tener en cuenta las distintas propuestas que puedan presentar?
Tengo que reconocer que no hemos tenido mucho contacto en estos días.  Al estar paralizada la celebración de consejos y comisiones el contacto oficial ha sido escaso, aunque hemos mantenido informados a todos los ayuntamientos sobre nuestra gestión.  Pero evidentemente, cuando podamos reanudar la actividad, todos tendremos la oportunidad de aportar propuestas y soluciones.

P.- Para finalizar ¿que mensaje trasladaría el presidente de la Comarca de Calatayud a los comarcanos?
Sin duda alguna transmitir un mensaje de ánimo y fuerza.  Que, por muchos comentarios negativos, críticos y descalificativos que en estos días se hagan hacia las administraciones, deben seguir confiar en nosotros.  Con mayor o menor acierto estamos para ayudarles en todo y esta crisis la pasaremos mejor si estamos unidos.  Es cierto, que nada será igual cuando volvamos a la actividad, pero eso no quiere decir que sea peor.  Esta crisis ha descubierto muchas de nuestras carencias, pero seguro que seremos capaces de aprender y encontrar la forma de mejorar.  Y por supuesto, toda nuestra fuerza para quienes hoy están pasando la enfermedad y para sus familiares y nuestro recuerdo para todos los que nos han podido superar la enfermedad y sus familias.

Torralba de Ribota
CODOS
CABOLAFUENTE
TORRIJO DE LA CAÑADA
Ibdes
Sisamon
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
Torralba de Ribota
Sisamon
TORRIJO DE LA CAÑADA
CABOLAFUENTE
Ibdes
CODOS
publicidad
publicidad
publicidad