CALATAYUD.- La primera botánica de España, Blanca Catalán de Ocón

Gente y Familia
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Nacida en la ciudad bilbilitana, un 22 de agosto de1.860


Fue la hija mayor de una pareja aristocrática de la época formada por Loreto de Gayolá y Manuel Catalán de Ocón. La primera hija de la pareja en nacer fue Blanca y unos años más tarde su hermana, Clotilde. La primera se convirtió en la primera botánica de España y la segunda, en una competente entomóloga.
La madre de ambas se había educado en Suiza y quiso  que sus hijas tuvieran también estudios e inquietudes intelectuales. Ninguna de las dos recibió estudios universitarios pero ambas tuvieron una gran educación en casa y en colegios de Teruel. Bajo la tutela de su madre, en Blanca se despertó una clara vocación por la botánica, mientras que Clotilde se entusiasmó con el estudio de los insectos.
Desde pequeña cultivó intensamente su afición a la botánica, que pasó de ser un mero entretenimiento a una tarea que realizaba con creciente seriedad y precisión. La joven recolectaba plantas de la zona y las dibujaba con esmerado cuidado en un cuaderno, detallando sus características con acertadas descripciones, al igual que el lugar y la fecha de la colecta. Consiguió formar un pequeño y selecto herbario con ejemplares apenas conocidos en su tiempo.
Con los años, su colección terminaría por revelarse como un trabajo crucial para el conocimiento y estudio de la flora aragonesa. Entre las plantas recolectadas, algunas resultaron ser nuevas especies, mientras que otras eran especies locales endógenas. Según relatan diversas fuentes, entre ellas Mireia Capsir en el blog Espores de la Universidad de Valencia, fue el destacado naturalista y canónigo de Albarracín Bernardo Zapater y Marconell (1823-1907), quien más estimuló y ayudó a Blanca Catalán en el estudio directo de la flora del valle.
El primer trabajo que se conoce de la joven aragonesa, salió publicado en el periódico La Provincia en 1880 (reproducido en Miscelánea Turolenseen 1894), con el título de Catálogo de las plantas colectadas por la Srta. Blanca Catalán de Ocón en Valldecabriel. Se trata de un estudio que describe numerosas especies con sus respectivos nombres científicos, acerca del cual el naturalista Zapater escribiría: «La Señorita Blanca Catalán de Ocón […] se ha distinguido recientemente recolectando plantas muy notables, que ha presentado al mundo científico admirablemente preparadas por su propia mano, y destinadas a enriquecer nuestra Flora Aragonesa».
En 1888, según la Real Academia de la Historia, Blanca Catalán se alejó del Valle del Cabriel, y abandonaba la actividad botánica al casarse con el magistrado Enrique D. Ruiz de Castillo, quien fue destinado al juzgado de Vitoria. La pareja tuvo dos hijos, pero Catalán de Ocón falleció de una enfermedad pulmonar el 17 de marzo de 1904 a los 44 años de edad.
Según el portal digital Librújula, hoy se conservan dos herbarios de Blanca Catalán de Ocón y Gayolá; uno de ellos lleva por título «Recuerdos de la Sierra de Albarracín. Herbario de botànica de plantas raras de Valdecabriel», y el segundo, «Souvenir des Aigues-Bonnes. Herbier de Botanique des plantes rares de la Vallée d’Ossau». Aparte de estos dos herbarios, mencionan diversas fuentes, la información que de ella se tiene es muy escasa. Apenas existen trabajos y, señala Ana María Iglesia, «su nombre ha terminado convirtiéndose en una nota al pie en muchos manuales de botánica».

Desde luego, una auténtica pionera.

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad