OPINION R. PREFERENTE.- El bueno, el feo y el malo

Fotografía publicada en las redes por el Atco. Calatayud

Deportiva
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

El Calatorao sorprende al Atco. Calatayud y le infringe su primera derrota de la temporada


Como siempre y cuando alguien escribe un artículo de opinión nos encontraremos con personas que puedan estar de acuerdo, con otras que no lo estarán, y posiblemente los que también utilizarán estas letras para desmerecer al que las escribe. Es lo que hay.
Cuando leía el resumen y la crónica realizada y editada en las redes sociales del Atco. Calatayud, por un lado me venía a la mente la situación de escribir de una forma totalmente parcial, loable, pero desde luego alejada de la imparcialidad al tratarse del que la escribe de uno de los protagonistas y sin contar con la opinión del otro protagonista, que seguro vio el partido con otros matices. Por el otro a mi mente vino el título de la película del bueno, el feo y el malo. Algo que no tan solo ocurre en el fútbol sino que últimamente en otros muchos apartados donde las noticias las escriben y las editan una parte de los protagonistas, desde luego sin contar con el resto y bajo su prisma con lo cual la noticia es coja, pública y totalmente parcial.
Un resumen del partido que ha ofendido y mucho al club de Calatorao con la contestación también del mismo por las redes sociales, en términos como “después de leer la crónica que ha dado el Calatayud creemos que debemos dar una respuesta a ello, los árbitros en ningún momento han estado a nuestro favor ya qué también hemos recibido tarjetas y una expulsión, nuestros jugadores en ningún momento se han dedicado a perder tiempo, en todo momento han jugado al fútbol, que es lo que se supone que estamos haciendo.” o “el marcador lo dice todo, aunque ya sabemos que a ninguno nos gusta perder”.
En el resumen editado por la directiva del club, nos consta que no por jugadores ni entrenador, se habla de “dos propuestas distintas de jugar”, y por lo escrito parece que la buena y la mala, es decir y parodiando al título de la película de vaqueros, el bueno y el malo. Sin embargo en lo que no se entra en ningún momento es en la autocrítica. Por que claro, algo tendría que hacer bien el Calatorao para anotar dos goles y encajar uno tan solo; mientras que el Calatayud también habría dejado de hacer algo bien cuando no fue capaz de remontar ni jugando durante muchos minutos con un jugador más. Desde luego y a tenor del resumen el papel del malo, el de siempre, el colegiado, (que por cierto no estuvo muy acertado).
Lo comentado por el Atco. Calatayud y la contestación del Calatorao también da para que aficionados comenten en redes sociales y que algunos comentarios, desde luego estén fuera de lugar.
Desde luego algo haría mal el conjunto bilbilitano, presumiblemente mejor equipo, al menos a tenor de la clasificación para no sumar punto alguno. No estuvimos bien, no señor e incluso erró el que nunca falla, en la medular nos faltó elaboración y sobraron nervios y ansiedad, y estos detalles junto con alguno más nos pueden aproximar más al resultado final del partido. Y claro que sí, también pensamos que a pesar de esta primera derrota el equipo cuenta con los mimbres suficientes como para estar luchando por el ascenso, aunque el club haría bien en cuidar también otros detalles fuera de lo deportivo que no sirven más que para empañar las relaciones entre clubes y entre aficiones.
A la vez que nosotros nos pudimos equivocar y sobre todo no controlar el estado de ansiedad con mucha precipitación y con mucho tiempo por delante, el Calatorao también haría cosas bien. Faltaría más. En cuanto a las supuestas pérdidas de tiempo, lo hace el Calatorao y cualquier otro equipo de fútbol cuando el marcador le sonríe, lo hacen todos y forma parte también del fútbol. Y también es cierto que la segunda cartulina amarilla en el minuto 44 a un jugador del Calatorao fue más roja directa que amarilla, un dato que no influyó en el partido puesto que significó también la expulsión pero que al jugador en cuestión le evitará algún partido de sanción.
Consultando con varios jugadores del equipo bilbilitano y con su entrenador, nos consta que son más los que optan por la autocrítica que por la complacencia de lo escrito y editado en redes por parte del club. Y desde luego esta es la forma para cuando uno si se confunde poder, al menos intentar solucionarlo para otros compromisos. Lo demás, con mi perdón por delante, no ayuda ni al equipo ni al club empañando relaciones que deberían de ser cordiales.

Si ustedes entran en el acta del partido se encontrarán con: 3 cartulinas rojas para jugadores del Calatayud y 3 amarillas.

Las rojas: un jugador del banquillo en el minuto 44, otra en el 72 y la última en el 83.

Por el Calatorao, 8 cartulinas amarillas, dos de ellas mostradas al mismo jugador por lo que fue expulsado en el minuto 44.

Acta del partido

Una vez finalizado el partido el entrenador del Atco. Calatayud, Luís Angel Lassa nos comentaba varios aspectos del mismo:

  • “Teníamos cierta preocupación en este partido, puesto que llegaba tras la semana de descanso y podía rompernos un tanto la dinámica competitiva de la temporada. Nos pudo pasar factura”.
  • “En el arranque jugamos con las ideas claras, dominando y con buena circulación de balón. El Calatorao cerraba e intentaba algún robo para realizar salidas rápidas”.
  • “Nos adelantamos tras una buena jugada con gol de Panocha, y el empate viene tras un cúmulo de errores defensivos nuestros y al final el lateral pone un buen centro, dudamos en el despeje y nos empatan”.
  • “Nos quedamos un tanto noqueados y tras otro error defensivo y un córner nos anotan el 1-2”.
  • “La segunda tarjeta amarilla que deja al Calatorao con 10 pudo ser roja directa por una muy fuerte entrada a Pablo Sebastián”.
  • “En el descanso hablamos de jugar con más ritmo y velocidad de balón pero teniendo la calma que se necesitaba para darle la vuelta al partido”.
  • “El Calatorao fue a lo suyo yendo por delante en el marcador. A nosotros nos entraron las prisas, lo intentamos con más corazón que cabeza pero no estuvimos ni acertados ni finos. Quizás nos faltó más oficio”.
  • “Lo peor, las tres expulsiones, una a un jugador del banquillo y las de Palacios y Panocha por las sanciones que puedan acarrear. Con nueve jugadores se descontroló totalmente el partido y el Calatorao pudo matarlo en varias ocasiones aunque nosotros también pudimos empatar”.
publicidad
publicidad