TODOS LOS SANTOS.- Tradiciones para el paso de la vida a la muerte

Imágenes que encierran los templos de nuestras comarcas

Paseando por nuestras comarcas por Jose Luís Cortés
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Desde libros que te preparaban para morir hasta pinturas murales en muchos de los templos de las comarcas de Calatayud, Aranda, Daroca y Valdejalón

 

Conocer el arte, la cultura, las tradiciones… de nuestros pueblos es una tarea a la que todos deberíamos de prestar más atención. Mucho más cuando en nuestra tierras contamos con estudiosos preocupados por rescatar estas tradiciones y mantenerlas vivas: historiadores, comunicadores, licenciados en arte… Personas que dedican parte de su tiempo a estos menesteres. Uno de ellos en José Luís Cortés. Pocos, muy pocos serán tan conocedores como él del arte que encierra nuestra comarca, pero además cuenta con un afán inconmensurable de contar a todo el que se quiere aproximar la historia que encierran nuestros edificios, nuestras iglesias, nuestras tradiciones. En estas vísperas de Todos los Santos que mejor que dejarles un escrito de José Luís Cortés. Ahí lo tienen:

 

"31 de octubre, víspera de Todos los Santos, una fecha en la que en todos los pueblos de la Comarcas de Calatayud, Aranda, Daroca y Valdejalón tenían tradiciones propias, que en la actualidad casi han desaparecido, y que estaban relacionadas con el culto a la muerte y al Más Allá.

Para empezar en algunos templos hubo pinturas murales, alusivas a la muerte. Seguramente decoraron muchas de nuestras iglesias y ermitas como estas que os dejo de Monterde.

También se montaba la "tumba" presidida por ataúdes votivos como este, localizado en una cripta de un pueblo de la Comarca de Calatayud, son una interesante muestra popular de arte funerario que se utilizaba en la misa del día de difuntos. Estas "tumbas", eran unos catafalcos que se montaban en mitad de las iglesias para honrar a los fieles difuntos y se cubrían con suntuosos paños negros cuajados de calaveras y rodeados de hachones con cirios.

El morir era un arte y había incluso libros que ayudaban a ello como este " El arte de morir o Arte Bene Moriendi" ¿macabro? –no?, todo lo contrario- era un manual de auto ayuda allá por los siglos XVI y XVII para emprender el viaje al más allá, solo los más privilegiados tenían acceso a ellos.....seguro que alguno de estos se guardan en archivos de nuestros pueblos.

Las ceremonias de difuntos se hacían con un ajuar litúrgico acorde con la ocasión como este magnífico Terno de Difuntos bordado en el siglo XVI o estos suntuosos paños y frontales de altar que aún se conservan en nuestros pueblos....en fin que tenemos tantas tradiciones olvidadas en nuestros pueblos que es prácticamente imposible el poder dedicar un post a cada una de ellas..

Igual alguna de estas piezas se puede ver hoy por alguno de nuestros pueblos... y es que en Aragón tenemos un patrimonio increíble, solo hace falta que los aragoneses nos lo creamos....

 

CARENAS
publicidad
publicidad

Semanal La Comarca