OPINIÓN.- La Atención Primaria, tan cerca y tan lejos

Vivencias para una crisis por Manuel Martín Bueno
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Artículo de opinión de Manuel Martín Bueno


Un servidor que es funcionario jubilado de la enseñanza universitaria y en consecuencia afiliado a MUFACE (Mutualidad de Funcionarios de la Administración Civil del Estado), ha recibido hace pocos días un mensaje por medio electrónico (e-mail), una misiva de la dirección de la mutualidad, en la que se nos comunica que a quienes este verano estemos desplazados de nuestro domicilio de residencia habitual y tengamos una necesidad o urgencia médica, debemos acudir (o tenemos la posibilidad de hacerlo) a los centros de Atención Primaria en las localidades que dispongan de ellos. MUFACE y el Gobierno de Aragón en este caso, han firmado un Convenio para que los funcionarios (clases activas o pasivas) puedan beneficiarse de una posibilidad que nos parece en principio excelente, pero siempre hay un pero como comentaremos de inmediato.
Las localidades aragonesas (en el resto del Reino de España parece ocurre igual, o debería ser así), por lo general de menos de 20.000 habitantes, que dispongan de sus centros de salud, acogerán por lo tanto a los usufructuarios de MUFACE para atenderlos (antes ya se hacía con casos de necesidad) como al resto de los integrados en el sistema general de salud.
Hasta aquí todo perfecto, pero… Si como la sociedad admite y los interesados informan desde hace mucho tiempo, el sistema de salud, la ATENCIÓN PRIMARIA está infradotada, recargada de trabajo y con personal insuficiente o inexistente en muchos casos y especialidades, va a tener que asumir además una cantidad indeterminada de presumibles pacientes en los meses veraniegos, la cosa se va a poner mucho más complicada.
Me pongo en el pellejo de médicos y enfermeras (personal sanitario en general) y conociendo como está la situación en cada uno de los centros de salud que ellos atienden, con dedicación, voluntad, sacrificio, incluso vocación, etc. y no me salen las cuentas. Si con la población habitual no llegan, están agobiados o asfixiados, sobrecargados de trabajo, con plazas vacantes que no se cubren, medios muchas veces escasos, dificultades mas que notorias, y ahora les llega la amenaza de un número indeterminado de usuarios que están fuera de sus casas, tal vez agobiados, etc. a que les atiendan por: quemaduras, diarreas estivales, insolaciones, asuntos traumatológicos, accidentes, y un sinfín de cosas añadidas podemos imaginar la que se avecina.
La Atención Primaria está a punto de explotar, el límite hace mucho tiempo que se ha sobrepasado y no hay visos de que pue arreglarse ni ahora ni en bastantes años. No se asusten porque esto se venía anunciando desde hace tiempo, pero procuren no enfermar este verano, nadie, ni los mutualistas ni los del Régimen General, ni los transeúntes que caigan por cualquier consultorio. Quién avisa no es traidor y esto se venía venir hace mucho tiempo. Volveremos sobre ello.

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Semanal La Comarca