TORRALBA DE RIBOTA.- La "Torre Blanca" luce con todo su esplendor tras quince años de trabajos

Pueblos
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Con apoyo de la Diputación Provincial y el propio consistorio se han invertido más de 130.000 euros en su restauración


Cuentan, y es muy probable, que el nombre de la localidad, Torralba de Ribota, venga precisamente de esta torre, la Torre Blanca, también conocida como Torre Alba, una fortificación medieval levantada en el siglo XIV y situada en el extremo meridional del casco urbano de la localidad, mirando hacia la sierra de Armantes.

La historia de la restauración
Desde hace más de 15 años, el Ayuntamiento de Torralba de Ribota, iniciaba conversaciones con los propietarios de este edificio, declarado BI (Bien de Interés Cultural) por el Gobierno de Aragón, para que la cediesen la municipio o la vendiesen, para de esta manera poder actuar y frenar el imparable deterioro que estaba sufriendo por la falta de conservación adecuada al interés de este edificio histórico, que incluso en los últimos años se había utilizado como palomar y que se encontraba prácticamente abandonada.
Aproximadamente hace 6 años y tras la negativa de los propietarios a ser cedida, el Ayuntamiento negociaba su compra, ejecutándola por un coste de 12.000 euros, tras muchas negociaciones y dificultades.
Desde entonces y con los planes bianuales de restauración del patrimonio de la Diputación Provincial de Zaragoza se han ido realizando inversiones para devolver a la torre su antiguo esplendor, según cuenta el alcalde de la localidad, Alfonso Puertas, “han sido más de 120.000 euros de inversión por parte de la DPZ y del propio Ayuntamiento, en concreto, 131.000 euros”.

Dos imagenes en las que se aprecia el antes y el después de las intervenciones


Tras trabajos e inversiones, a lo largo de noviembre la Torre ya luce con gran esplendor. Ahora, tocará realizar pequeñas actuaciones para acondicionar convenientemente los alrededores de la Torre. El emblema del pueblo “se presenta ya erguida, esbelta y dominante”, según afirma el alcalde de la localidad, “es la bandera de todos los torralbeños”.
En las obras han colaborado además de instituciones, Félix García Uriel, que donó una cerraja antigua con su llave para la puerta de la torre; Luís Alberto Gil, arquitecto director de la obra y, desde luego el magnífico trabajo realizado por la empresa que ejecutó las mismas, RRD.
Los torralbeños ya sonríen visionando la esbelta torre que les da el nombre. Una torre histórica que ha visto pasar el tiempo y que en cada uno de sus ladrillos recuerda partes de su historia.

La Torre Blanca
Se trata de una construcción fortificada medieval, levantada en el siglo XIV y situada en el extremo meridional del casco urbano formando parte del recinto fortificado.
Una torre de sillería, con la base formando un talud, de planta rectangular de cinco metros por siete, y una altura de quince metros, abre vanos en sus muros para aspillerias y saeteras, y en la cara intramuros presenta un arco de medio punto que está tapiado, que comunicaba con una estancia baja de la torre que estaría aneja a otro recinto. Sobre este arco hay otro vano en arco de medio punto a la altura del tercer piso.
La torre se remataba con almenas que fueron sustituidas por un tejado a dos aguas y que también han sido restuaradas.

TORRIJO DE LA CAÑADA
CABOLAFUENTE
Sisamon
Torralba de Ribota
Ibdes
CODOS
publicidad
publicidad
publicidad
Ibdes
CODOS
TORRIJO DE LA CAÑADA
Torralba de Ribota
CABOLAFUENTE
Sisamon
publicidad
publicidad

Semanal La Comarca