PREFERENTE.- El valor de una pequeña localidad que sigue sin conocer la derrota

Fútbol
Tipografía
  • Más pequeño Pequeño Mediano Grande Más grande
  • Predeterminado Helvetica Segoe Georgia Times

Llegará. Tardará más o menos, pero llegará, aunque de momento el Morés con su victoria en Cariñena por 0-1 sigue siendo tras once jornadas el único equipo invicto de la categoría


Decía un “viejo” entrenador con criterio, que “cuando más se gana, más cerca está uno de la primera derrota”. Y pasará, seguro que pasará. Pero desde luego como decía otro, “que me quiten lo bailao”. Y es que el Morés lleva once partidos en esta temporada jugada y hasta la fecha ningún rival ha sido capaz de superarlos. Cierto que suman muchos empates pero la seguridad defensiva de estos gladiadores del fútbol aragonés está haciendo posible que jugar contra el Morés suponga como mucho sumar un punto.
Ya son once jornadas lo que se lleva de competición y el Morés sigue  siendo el equipo menos goleado de toda regional preferente lo que dice mucho de su faceta defensora en todas sus líneas, con conceptos claros y acordes a esta categoría.
En el campo de La Platera, de Cariñena, el encuentro empezaba con mucha intensidad que duró de inicio a fin, con dos equipos rocosos que no daban opción ha trenzar jugadas combinativas.  
Era el equipo local el que disponía de una clara ocasión en una jugada de muchos rechaces que acabaría con el balón en el palo, por su parte el equipo de Morés en esta primera parte generaba ocasiones, pero sin materializarlas en goles.
Llegaba el minuto trece y tras una buena jugada y después de varios rechaces el balón terminaba dentro de la portería del Cariñena que el colegiado anotaba en el acta que el autor del mismo era el jugador visitante Jabato.

Presión, intensidad y trabajo
Empezaba el partido a ponerse trabado y con muchas interrupciones, aunque era el Morés el que más se acercaba al área rival sin demasiadas ocasiones claras.
La segunda parte concurría con los mismos parámetros, partido espeso, con mucha intensidad en todas disputas de balón y sin claras ocasiones por ninguno de los dos equipos, aunque si que tubo Fredy en sus botas el 0-2 que hubiera sentenciado el partido.
En los últimos minutos el Cariñena lo intentó con balones colgados al área muy bien defendido por el Morés y sobre todo por un contunde veterano como Adrián Molina que se hizo amo y señor de toda la defensa.
Así terminaría el partido con una importante victoria de los de Rubén Perruca, que a pesar de las bajas que sigue acumulando su equipo este se sabe adaptar a cada un da las circunstancias que van ocurriendo durante el partido y aunque son seis los puestos que separan del primer clasificado Andorra, el mérito de este club es irreprochable.
Así el equipo Monresano ocupa la séptima posición con 19 puntos a 12 del descenso y mirando con mucha ilusión los puestos altos de la tabla.
Próximo partido en Morés ante un Magallón situado en quinta posición con 21 puntos de los que lleva 15 en sus últimos 5 partidos.
Aquí bien podríamos comenzar como lo hacen todos los tebeos de Axterix, “una aldea poblada por irreductibles galos resiste, todavía y como siempre, al invasor”.

publicidad
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad